Como Bajar El Nivel De Glucosa En La Sangre Rápidamente

Contenido

Video Revela: "Como Curar La Diabetes En 21 Días"

 Clic Para Continuar

 

Como Bajar El Nivel De Glucosa En La Sangre Rápidamente

como bajar el nivel de glucosa en la sangre rapidamente

Comprende el azúcar en la sangre y el control

Tu nivel de azúcar en la sangre es una medida esencial de tu salud.

Demasiado azúcar en la sangre es el factor común entre todos los tipos de diabetes.

Y aunque el azúcar a veces tiene mala reputación, no siempre es malo.

Muchos alimentos se descomponen en azúcar en la sangre, que se utiliza como energía para alimentar nuestro cerebro, corazón y músculos.

El azúcar en la sangre proviene de los alimentos que comemos o es producido por el hígado.

Generalmente se encuentra en dos lugares; en el torrente sanguíneo a medida que se transporta a todos nuestros órganos y células, y dentro de las células donde se transforma en energía.

Si tienes dificultades para controlar tus niveles de azúcar en la sangre, no está solo.

Con las últimas herramientas y estrategias, puedes tomar los pasos correctos para controlar tu azúcar en la sangre, prevenir complicaciones graves y sentirse mejor mientras vive con diabetes.

Como Bajar Los Niveles De Glucosa En La Sangre

como bajar los niveles de glucosa en la sangre

Factores que afectan el azúcar en la sangre

Antes de tener diabetes, sin importar lo que comieras o lo activo que fuera, tus niveles de azúcar en la sangre se mantuvieron dentro de un rango normal.

Pero con la diabetes, tu nivel de azúcar en la sangre puede aumentar y algunos medicamentos para la diabetes pueden hacer que bajen más de lo normal.

Muchos factores pueden cambiar tus niveles de azúcar en la sangre.

Aprender sobre estos puede ayudar a controlar tus niveles de azúcar en la sangre.

Puedes usar tus niveles de azúcar en la sangre (glucosa en la sangre) para tomar decisiones sobre los alimentos y la actividad.

Estas decisiones pueden ayudarlo a retrasar o prevenir complicaciones de la diabetes, como ataque cardíaco, enfermedad renal, ceguera y amputación.

¿Qué puedes hacer que aumenta mi nivel de azúcar en la sangre?

  • Demasiada comida, como una comida o merienda con más carbohidratos de lo normal
  • No estar activo
  • Insuficiencia de insulina o medicamentos orales para la diabetes.
  • Efectos secundarios de otros medicamentos, como esteroides, medicamentos antipsicóticos.

Enfermedad:

Tu cuerpo libera hormonas para combatir la enfermedad, y esas hormonas aumentan los niveles de azúcar en la sangre

Estrés, que puede producir hormonas que elevan los niveles de azúcar en la sangre.

Dolor a corto o largo plazo, como el dolor de una quemadura solar:

Tu cuerpo libera hormonas que aumentan los niveles de azúcar

Periodos menstruales, que causan cambios en los niveles hormonales.

Deshidración

¿Qué puedes hacer que mi azúcar en la sangre baje?

No hay suficientes alimentos, como una comida o refrigerio con menos carbohidratos de lo habitual, sin una comida o refrigerio
Alcohol, especialmente con el estómago vacío.

Demasiada insulina o medicamentos orales para la diabetes.

Efectos secundarios de otros medicamentos.

Más actividad física o ejercicio de lo habitual:

La actividad física hace que tu cuerpo sea más sensible a la insulina y puedes reducir el azúcar en la sangre.

¿Cómo puedo seguir mi nivel de azúcar en la sangre?

Hay dos formas de realizar un seguimiento de tus niveles de azúcar en la sangre:

Usando un medidor de glucosa en sangre para medir tu nivel de azúcar en sangre en ese momento obtener un A1C al menos dos veces al año para determinar tu nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos 2 a 3 meses.

¿Qué significa si tienes un nivel alto de azúcar en la sangre?

Quizás estés bajo un estrés inmenso, o no haya tenido la mejor dieta últimamente, o hayas estado bastante inactivo.

Incluso una comida grande y rica en carbohidratos conducirá a un mayor nivel de azúcar en la sangre.

El hecho de que alguna vez haya registrado un nivel alto de azúcar en la sangre no significa que estés inmediatamente en riesgo de tener una salud deficiente.

Pero consistentemente se debe tomar en serio el alto nivel de azúcar en la sangre.

Por lo general, estás relacionado con algunos problemas de salud, la mayoría de las veces, diabetes.

Tanto la diabetes tipo 1 como la diabetes tipo 2 se caracterizan por altos niveles de azúcar en la sangre (o glucosa en la sangre).

Diabetes tipo 1:

Generalmente comienza en la infancia y se considera una condición autoinmune.

En casos de diabetes tipo 1, el páncreas produce poca o ninguna insulina.

Generalmente, el tipo 1 es causado por una predisposición genética, lo que significa que la mayoría de las personas nacen con él.

La diabetes tipo 2

Es mucho más común y representa la mayoría de todos los casos.

Esta forma de diabetes generalmente se desarrolla en niños mayores y adultos, pero puede ocurrir en personas de todas las edades.

En la diabetes tipo 2, el cuerpo no puede usar y almacenar glucosa adecuadamente porque no responde a la insulina.

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2.

Los diabéticos también tienden a tener otros problemas de salud, a menudo relacionados con procesos relacionados con el corazón, los riñones, los ojos y los vasos sanguíneos.

Según un estudio de 2015, la diabetes tipo 2 se ha vuelto preocupantemente frecuente en la población estadounidense; Se estima que 12% – 14% de los adultos tienen la enfermedad.

Incluso antes del diagnóstico, tener niveles de azúcar en sangre superiores a los recomendados puede ser perjudicial para la salud y en última instancia, puede ser una señal de que estás en camino de desarrollar diabetes tipo 2.

Esto se llama «pre-diabetes».

La prediabetes significa que tienes niveles de azúcar en la sangre que son más altos de lo recomendado (posiblemente debido a la resistencia a la insulina), pero por debajo de lo que se considera en el rango de la diabetes.

  • Un 38% adicional de la población ha sido diagnosticada con pre-diabetes.
  • ¿Qué papel juega el nivel elevado de azúcar en la sangre en la diabetes, prediabetes y obesidad?
  • ¿Y cómo puedes bajar tu azúcar en la sangre?
  • ¿Necesitas bajarlo en primer lugar?

Exploremos la ciencia detrás de los datos para comprender cómo el azúcar en la sangre se correlaciona con estos problemas de salud.

La ciencia detrás del azúcar en la sangre

Muchas personas usan los términos «azúcar» y «glucosa» indistintamente, pero sus diferencias son matizadas.

Todas las formas de azúcar consumidas deben convertirse en glucosa como fuente de combustible para el cuerpo;

Esta energía se crea a través de un proceso llamado glucólisis.

Cualquier glucosa extra de la dieta se almacena en el cuerpo como glucógeno.

Cuando estás presente, el cerebro y el cuerpo prefieren quemar carbohidratos (y por lo tanto glucosa).

El cerebro depende de los carbohidratos, pero el resto del cuerpo puedes cambiar para quemar grasa entre comidas ricas en carbohidratos.

Las reservas de glucosa son bajas en comparación con las aparentemente interminables reservas de grasa corporal.

Por lo tanto, en un plan de alimentación típico, los carbohidratos o azúcares se consumen regularmente y se metabolizan en glucosa para usarse como energía para el cerebro.

Sin embargo, si no comes carbohidratos, también se pueden producir pequeñas cantidades de glucosa a través de fuentes de alimentos que no son carbohidratos a través de un proceso llamado gluconeogénesis.

El cuerpo también puede aprender lentamente a producir cetonas a partir de grasas, y las cetonas pueden complementar la glucosa como alimento para el cerebro.

Si bien la glucosa puedes alimentar el cuerpo, los niveles incontrolados pueden provocar complicaciones.

La diabetes es una enfermedad caracterizada por niveles altos de azúcar en la sangre (glucosa).

En humanos sanos, los niveles de glucosa en sangre están controlados por la secreción de insulina del páncreas.

La insulina actúa como un regulador, reduciendo los niveles de glucosa en sangre según sea necesario.

Cuando comes ciertos alimentos, los niveles de glucosa en la sangre aumentan.

La insulina es secretada por el páncreas para normalizar los niveles a través de la absorción de glucosa en las células del cuerpo.

En las personas con diabetes tipo 2, las células no responden correctamente a la insulina.

¿El resultado?

El azúcar en la sangre no ingresa a las células y por lo tanto, no se puede almacenar para obtener energía.

Cuando el azúcar no puede ingresar a estas células, es cuando ocurren altos niveles de azúcar en la sangre (esto se llama hiperglucemia).

Conexión entre el peso y el azúcar en la sangre

Aunque no se puede establecer un vínculo definitivo, hay algunas pruebas que sugieren que el aumento de peso a menudo se asocia con un aumento de la glucosa en sangre.

Un estudio mostró que el aumento de peso aumenta el riesgo de diabetes entre los adultos con sobrepeso.

Se demostró que la pérdida de peso tiene importantes efectos beneficiosos con el tiempo.

Cada kg de peso corporal perdido anualmente se asoció con un riesgo 33% menor de diabetes. 2

Para las personas que se consideran con sobrepeso y tienen niveles altos de glucosa en la sangre, mejorar la composición corporal puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en la sangre, lo que reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Perder peso

Mantener un peso saludable es clave para la salud en general.

Muchos estudios han demostrado que el sobrepeso se ha relacionado con la hipertensión y la diabetes tipo 2.

No existe un peso único para todas y cada una de las personas.

Sin embargo, para muchas personas que tienen un índice de masa corporal (IMC) inferior a 25 se considera dentro del rango de peso normal.

Las calculadoras de IMC en línea pueden ayudar a determinar si se le considera con sobrepeso o no.

Incluso un aumento de peso modesto puede tener un impacto sustancial en el desarrollo de la diabetes.

El monitoreo y mantenimiento cuidadoso del peso es importante para la salud en general, especialmente en el caso de la prevención de la diabetes.

Bajar el azúcar en sangre a través de la dieta

La forma más directa de afectar los niveles de azúcar en la sangre es a través de una dieta saludable.

El azúcar en la sangre o la glucosa en la sangre se ven directamente afectados por los alimentos que comemos; los carbohidratos se convierten fácilmente en glucosa, ingresan al torrente sanguíneo y se convierten en azúcar en la sangre.

Es importante tomar las decisiones dietéticas correctas para minimizar el riesgo de niveles altos de azúcar en la sangre y desarrollar diabetes tipo 2.

En lugar de una dieta, piensa en estas estrategias a medida que cambia el estilo de vida.

Consume los carbohidratos correctos

El cuerpo convierte los carbohidratos de la dieta en glucosa para usarlos como energía.

Debido a que los carbohidratos se convierten fácilmente en glucosa, los alimentos ricos en carbohidratos tienen el mayor impacto en los niveles de azúcar en la sangre (que normalmente aumentan después de una comida alta en carbohidratos).

Pero cuando consumes constantemente demasiada azúcar, el páncreas secretará insulina adicional; y con el tiempo, no puedes producir lo suficiente para mantener la glucosa en sangre a niveles normales.

Una forma de mantener un azúcar en la sangre saludable es simplemente comer el tipo correcto de carbohidratos

Al igual que las calorías, no todos los carbohidratos son iguales.

Cada fuente de carbohidratos tienen un índice glucémico (IG), que es una clasificación de carbohidratos en los alimentos en relación con la forma en que se ve afectada la glucosa en la sangre.

Las fuentes de carbohidratos con un índice GI de 55 o menos se digieren lentamente, lo que provoca un aumento más bajo y más lento de la glucosa en sangre.

Comúnmente, se les conoce como «carbohidratos complejos».

Las fuentes de carbohidratos con un índice GI más cercano a 100 se consideran «carbohidratos simples», que se descomponen rápidamente para ser utilizados como energía.

Pero, ¿qué hace que un carbohidrato sea complejo o simple?

A menudo, es cómo se procesa la comida.

Es probable que los elementos azucarados y más procesados ​​hayan sido despojados de toda fibra natural, dejándola metabolizada rápidamente en glucosa.

Los granos enteros, por otro lado, tendrán un índice glucémico (IG) más bajo.

Video Revela: "Como Curar La Diabetes En 21 Días"

 Clic Para Continuar

 

El consumo de fuentes de carbohidratos de bajo IG puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre para mantenerse dentro del rango normal.

Los alimentos con un índice glucémico bajo incluyen carnes, avena, frijoles, lentejas, legumbres, batatas, maíz, ñame, algunas frutas y todas las verduras sin almidón.

Consume pocos o ningún carbohidratos

En lugar de considerar qué tipos de carbohidratos comerá, otro enfoque es consumir poco o ningún carbohidrato.

Los estudios han demostrado que limitar los carbohidratos es una estrategia efectiva para mejorar el control glucémico.

Consumir muy pocos (o cero) carbohidratos y mayores cantidades de grasa puede controlar el azúcar en la sangre y limitar la respuesta glucémica, lo que puede ayudar a prevenir la diabetes.

Ha habido numerosos casos en que los diabéticos se han beneficiado de las dietas bajas en carbohidratos.

Andrew Koutnik, un investigador graduado de la Universidad del Sur de Florida descubrió que los diabéticos tipo 1 podían reducir tus niveles de azúcar en la sangre al rango normal en una dieta baja en carbohidratos.

Él dice: «Simplemente tomas los alimentos en mi dieta con la mayor elevación de glucosa en sangre y los reemplacé con fuentes de grasas densas en nutrientes».

Tu charla TED proporciona evidencia anecdótica de usar carbohidratos bajos para combatir la diabetes tipo 1.

En 1976, otro investigador llamado Bruce Bistrian descubrió que siete casos de diabetes tipo 2 se revirtieron dentro de un año con una dieta cetogénica baja en calorías, que emplea un régimen de alimentación bajo en carbohidratos y alto en grasas.

Las personas con una dieta cetogénica vieron mejores mejoras en la salud en comparación con una dieta de bajo índice glucémico. 10

Aumentar la ingesta de fibra

La fibra puede ayudarlo a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

En los diabéticos, la fibra soluble puede disminuir la absorción de azúcar y ayudar a mejorar los niveles de azúcar en la sangre al controlar los picos de glucosa e insulina.

Si tienes o estás en riesgo de contraer diabetes tipo 2, la introducción de alimentos ricos en fibra en tu dieta puede ayudar a controlar el nivel alto de azúcar en la sangre.

La fibra pasará a través de tu tracto digestivo y no causará un gran aumento en el azúcar en la sangre y se ha demostrado que es útil para controlar la diabetes tipo 2. 12

Las recomendaciones nacionales de fibra para personas mayores de 50 años son consumir 30g-38g diarios para hombres y 25 g por día para mujeres.

Otra pauta es simplemente consumir 14g de fibra dietética por cada 1,000 calorías en tu dieta.

Intenta agregar más fibra a tu dieta si deseas reducir el azúcar en la sangre.

Cuenta calorías y controla la ingesta de alimentos

Tener sobrepeso u obesidad se ha relacionado con un alto nivel de azúcar en la sangre y un mayor riesgo de diabetes.

Nos gustes o no, una de las mejores formas de perder peso es a través de un déficit calórico, que consumes menos energía de la que gasta.

Se ha demostrado que un peso saludable ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, lo que reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

¿Alguna vez has estado en un restaurante y te han servido un plato del tamaño de tu cabeza?

El control de la porción puede ser difícil, pero hoy cuando el tamaño de las porciones parece aumentar y aumentar, puedes ser un método para ayudarlo a perder peso.

Aunque no es tan preciso, los estudios han demostrado que el control de las porciones ha sido una forma efectiva de ayudar a las personas obesas a perder peso.

El control general de la porción “Terminaré de comer cuando esté satisfecho” puedes funcionar para algunas personas, pero los métodos precisos proporcionarán resultados más consistentes.

Algunas de las mejores formas de facilitar el conteo de calorías incluyen:

Usa una escala de alimentos: puede ser difícil determinar con precisión la ingesta calórica sin determinar el tamaño exacto de las porciones

Usa una aplicación de diario de alimentos: hay varias aplicaciones gratuitas que registrarán calorías y porciones

Aprende a leer las etiquetas de los alimentos: debes aprender a leer los tamaños de las porciones para registrar con mayor precisión las comidas en su diario de alimentos

Come más despacio: los estudios han demostrado que la velocidad a la que comes puede tener un efecto directo sobre la obesidad, el IMC y la circunferencia de la cintura.

Comer más despacio puede prevenir el aumento de peso.

Contar calorías y controlar constantemente la ingesta de alimentos puede llevar mucho tiempo, pero puedes pagar dividendos por la pérdida de peso, lo que significa dividendos para la salud en general.

Formas adicionales de reducir el azúcar en la sangre

La dieta puede ser la forma más directa y obvia de mantener tu peso dentro de niveles saludables y ayudarte a controlar el azúcar en la sangre.

Además de la dieta, también hay otras técnicas para complementar su viaje en el camino.

Dormir más

No es ningún secreto que un sueño adecuado es esencial para la salud y el bienestar en general.

El sueño puede ayudar a reducir el estrés, fortalecer nuestro sistema inmunológico y disminuir la presión arterial.

El sueño también es importante para la función mental que incluye:

Estado de alerta, consolidación de la memoria, regulación del estado de ánimo y salud física .

Los malos hábitos de sueño también afectan los niveles de azúcar en la sangre y la sensibilidad a la insulina.

Se cree que el sueño de onda lenta (SWS) es la etapa de sueño más reparadora, ya que afecta los cambios hormonales.

Estas hormonas impactan la regulación de la glucosa.

Los estudios muestran que cuando las personas no obtienen suficiente SWS, tienen niveles disminuidos de sensibilidad a la insulina sin un aumento compensatorio adecuado en la liberación de insulina.

Esto conduce a un mayor riesgo de diabetes debido a la reducción de la tolerancia a la glucosa.

La reducción de la calidad del sueño puede contribuir a un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

Los beneficios de un buen descanso nocturno son importantes para mantener el equilibrio hormonal y la regulación de la glucosa.

¿Pero cuánto sueño deberías estar durmiendo?

La cantidad de sueño requerida variará según la edad.

Para los adultos, se recomiendan siete a nueve horas de sueño.

En HVMN, sabemos que dormir lo suficiente es vital para el rendimiento.

Es por eso que desarrollamos Yawn: es nuestra ayuda para dormir que no genera hábito y que se ha demostrado que reduce el tiempo necesario para conciliar el sueño y mejora la calidad del sueño, dejándote renovado al despertar.

Beber vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene muchos beneficios para la salud y el bienestar en general.

Los estudios han sugerido que ingerir vinagre antes de dormir puedes afectar favorablemente las concentraciones de glucosa en vigilia en personas con diabetes tipo 2.

El alimento básico de la cocina diaria puede influir en la respuesta del cuerpo al azúcar al mejorar la sensibilidad a la insulina, con estudios que indican que el vinagre puede mejorar la sensibilidad a la insulina posprandial en sujetos resistentes a la insulina.

Una manera fácil de incorporar el vinagre de sidra de manzana en tu dieta es creando aderezos para ensaladas a base de vinagre.
También puedes mezclar dos cucharaditas en un vaso de agua y beberlo de esa manera.

El uso de vinagre de manzana es un remedio económico para mejorar potencialmente los niveles de azúcar en la sangre.

Cetonas exógenas

Una dieta cetogénica baja en carbohidratos y alta en grasas y el estado de cetosis endógena es una excelente manera de reducir el azúcar en la sangre con el tiempo.

Centrarte en el consumo de grasas saludables, junto con la restricción general de carbohidratos, indudablemente disminuirá la insulina y la glucosa.

Curiosamente, las cetonas exógenas como la cetona HVMN también pueden regular el azúcar en la sangre a corto plazo.

Pero no requiere semanas de dieta para entrar en cetosis, por lo que los efectos sobre el azúcar en la sangre son fundamentalmente diferentes, porque el cuerpo aún puedes consumir carbohidratos y estar en cetosis con cetona HVMN.

Los estudios han demostrado que la cetona HVMN reduce el azúcar en la sangre e incluso puede reducir el pico de insulina si consumes carbohidratos.

Tal vez no sean solo las macros de los alimentos que no consumes, tal vez los alimentos que comes pueden tener un efecto directo de disminución del azúcar en la sangre.

Hacer ejercicio regularmente

El ejercicio regular junto con una dieta adecuada puede ayudarlo a mantener o perder peso.

Las personas con diabetes tipo 2 pueden beneficiarse del ejercicio aeróbico, porque la actividad física es efectiva para reducir la grasa visceral y el tejido adiposo hepático.

Una sola sesión de ejercicio puede aumentar la sensibilidad a la insulina por hasta dieciséis horas a través de múltiples adaptaciones en el transporte y el metabolismo de la glucosa.

Cuando haces ejercicio, el azúcar en la sangre se usa de manera más efectiva para la energía y la contracción muscular.

El ejercicio puede presentarse en varias formas, como caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, boxear y levantar pesas.

La parte más importante del ejercicio es tomarse el tiempo para hacerlo.

Controla regularmente los niveles de azúcar en la sangre

El monitoreo regular de los niveles de azúcar en la sangre ayudará a determinar dónde se encuentra.

Si es pre-diabético, es importante bajar los niveles al rango normal para evitar que ocurra diabetes completa.

Si ya tienes diabetes tipo 1 o tipo 2, debes controlar y registrar regularmente los niveles de azúcar en la sangre para prevenir convulsiones o un coma diabético.

Si no es pre-diabético, tipo 1 o tipo 2, aún es importante verificar las lecturas regularmente.

Los niveles de azúcar en la sangre son fluidos y siempre fluctúan.

Según los resultados de las pruebas, puedes ajustar tu dieta (o medicamentos, si correspondes) para ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre.

Hay diferentes formas de controlar el azúcar en la sangre

Monitorea la glucosa en plasma en ayunas:

Los niveles de glucosa en ayunas se consideran la línea de base, utilizada para comparar con los tiempos en que se consumió azúcar.

Para obtener glucosa en plasma en ayunas, no comas durante doce horas antes de la medición.

Luego, pincha tu dedo y obten una pequeña gota de sangre para usar en una tira reactiva.

La tira se coloca en un medidor de glucosa que lee los niveles de azúcar en la sangre.

Los niveles normales de glucosa en ayunas oscilan entre 100 y 125.

Si tu nivel de azúcar en la sangre es 126 o más alto, puedes estar en riesgo de diabetes o prediabetes.

Prueba oral de tolerancia a la glucosa:

En este método, se le administra una dosis medida de glucosa (aproximadamente 75 g) después de tomar la prueba de glucosa en ayunas.

La sangre se analiza antes de la ingesta de glucosa, inmediatamente después y dos horas después.

La medición de dos horas es lo más importante.

El rango normal se considera glucosa en la sangre de menos de 140.

Si tu nivel de azúcar en la sangre es de 140 a 199 después de la segunda prueba, puede estar en riesgo de prediabetes.

Si tu nivel de azúcar en la sangre es de 200 o más después de la segunda prueba, podría estar en riesgo de diabetes.

Hemoglobina A1C:

Este método de prueba de azúcar en la sangre proporciona datos durante un período de tres meses.

A medida que los niveles de azúcar en la sangre se elevan con el tiempo, las moléculas de azúcar se unirán con la hemoglobina.

Algunas de las moléculas de azúcar se unirán con la hemoglobina.

Las pruebas de HbA1C determinan el porcentaje de hemoglobina con glucosa unida y se considera una medición mucho mejor del control de glucosa a largo plazo.

Usando un porcentaje de Hb glucosilada, las pruebas de HbA1C determinan el porcentaje de hemoglobina con glucosa unida.

Las pruebas de Hb A1C consideran que los niveles de A1C de 4.5 a 5.6 son normales.

Una prueba de A1C de 5.7 – 6.4 se considera pre-diabética y 6.5 o superior se considera diabética.

Los niveles de glucosa pueden variar significativamente dependiendo de muchos factores sobresalientes, como el sueño y la dieta.

Es importante controlar continuamente los niveles de forma regular para obtener una imagen más clara de la salud.

Bajar el azúcar en la sangre para la salud general

Mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de los rangos normales recomendados es importante para la salud en general.

Al controlar eficazmente estos niveles, es menos probable que desarrolles diabetes.

Toma decisiones inteligentes sobre el estilo de vida, incluida la práctica de ejercicio regular junto con una dieta adecuada.

No hay excusa cuando se trata de tu salud. Mantenente sano. Mantenerte fuerte. Manténte feliz.

Video Revela: "Como Curar La Diabetes En 21 Días"

 Clic Para Continuar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Clic Para Continuar